Guía turística: Zamora










Zamora es un municipio y ciudad española ubicada entre el centro y el noroeste de la península ibérica, capital de la provincia homónima, en la comunidad autónoma de Castilla y León, cerca de la frontera con Portugal y a una altura de 652 metros sobre el nivel del mar.

El casco antiguo de la ciudad tiene la calificación de Conjunto Histórico-Artístico desde 1973. El núcleo principal del mismo –con una disposición muy alargada y en buena parte circundado por murallas– se alza sobre una amplia meseta rocosa (la "peña tajada" de la que habla el Romancero Viejo) de 26 a 32 metros de altura, emplazada al borde del río Duero, que la ciñe por el sur. Estas características le valieron el sobrenombre de "la bien cercada".

En enero de 2014 contaba con 64 423 habitantes, siendo la extensión de su término municipal de 149,28 km². Dista 66 km de Salamanca, 122 de León, 93 de Valladolid, 253 de Madrid y 83 de la capital del distrito luso vecino, Braganza, así como 55 de la localidad fronteriza de Miranda do Douro.

Sobresale su conjunto de edificios románicos, formado por los 23 templos del término municipal y las 14 iglesias del casco histórico, datos que sitúan a Zamora como la ciudad de mayor número y calidad de templos románicos de Europa, habiéndose solicitado su declaración como Patrimonio Europeo. Este patrimonio románico consta, además de la Catedral (que presenta un cimborrio con decoración exterior de escamas), de otras veinticuatro iglesias, un castillo, murallas, un puente, dos palacios y nueve casas, razón por la cual Zamora está considerada "la ciudad del Románico". Un total de quince templos están declarados Bien de Interés Cultural, incluidos algunos de estilos posteriores. Por otro lado, es asimismo significativo su conjunto de edificios modernistas (diecinueve en total), el único de la España interior junto con el de Teruel. Entre sus festividades sobresale la celebración de la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, y Bien de Interés Cultural.

La ciudad alberga instituciones autonómicas e internacionales, tales como el Museo Etnográfico de Castilla y León, el Consejo Consultivo de Castilla y León y la organización de cooperación hispano-lusa Fundación Rei Afonso Henriques (FRAH).

Fue la primera ciudad del mundo con cobertura global WiFi, recibiendo el proyecto, llamado "Zamora Hot City", el "Nobel" de la informática, el "Computerworld Honors", aunque el servicio dejaba mucho que desear y acabó por desaparecer, dejando sin conexión a unos 1.500 usuarios.

La red hidrográfica de Zamora tiene como eje vertebrador al río Duero, que atraviesa el municipio de este a oeste. Al él se incorporan sus afluentes Valderaduey y Esla, si bien éste solo aparece en el límite oeste del término municipal (cola de la presa de Ricobayo). También forman parte de la red fluvial varios arroyos, aunque su importancia hidrológica es muy pequeña, siendo mayor su relevancia desde el punto de vista paisajístico. Entre ellos destacan el de Valderrey, La Fresneda, los dos sobre la margen derecha, y el del Zape sobre la izquierda. Por ésta última van también el Arroyo Morisco y el de Rabiche, ambos de recorrido muy corto y en los que además la acción antrópica ha alterado su aspecto natural, asemejándolos más a acequias. La entrada del Duero al término municipal de Zamora está flanqueada por una vega grande de regadío que tiene una densa red de canales y acequias. Aguas abajo de la ciudad empieza el encajonamiento del río.

Zamora es considerada por tres de cada cuatro turistas que la visitan como una ciudad de paso, un complemento a otros destinos, y de hecho casi la mitad de ellos no llega a pernoctar en la ciudad. La mayoría del turismo es de tipo cultural (75%), siendo las épocas de mayor afluencia la Semana Santa y el verano, mientras que el periodo de diciembre a febrero es el más bajo. La mayor llegada de visitantes se da los fines de semana. 8 de cada 10 turistas son nacionales, suponiendo los madrileños un 26,5% del total, seguidos de vascos y catalanes. De los extranjeros la mayor parte son centroeuropeos y portugueses. La pernoctación media es de 1,68 noches, con un gasto que no supera los 100 €.

Los establecimientos hoteleros de la ciudad, 34 en total, tienen una media de 60 plazas y 22 años de antigüedad, con una ocupación global anual de un 50%. Se desglosan en un Parador de Turismo, cuatro hoteles de cuatro estrellas, tres de tres, cuatro de dos, ocho de una, trece pensiones y un camping.

La Semana Santa zamorana está declarada de Interés Turístico Internacional desde el año 1986. Destaca por su sobriedad y disciplina, además de por el valor artístico y la antigüedad de varias de sus tallas, como el Cristo del Santísimo Espíritu Santo, que data del siglo XV. La Pasión zamorana cuenta también con grupos de Mariano Benlliure, Enrique Pérez Comendador, Quintín de la Torre o Hipólito Pérez Calvo, destacando por encima del resto la producción imaginera del zamorano Ramón Álvarez. Su duración es de algo más de una semana ya que comienza el Viernes de Dolores (el anterior al Domingo de Ramos) y culmina el Domingo de Resurrección.

Cuenta con cofradías de notable antigüedad, varias veces centenarias. La Santa Vera Cruz es la más antigua de la provincia. El documento más antiguo que se conserva de ella es de 1508, aunque se tiene conocimiento de su existencia ya en siglos anteriores. Las cofradías de la Santísima Resurrección, Nuestra Madre de las Angustias y la Cofradía del Santo Entierro datan del s. XVI. En el s. XVII se funda la Cofradía de Jesús Nazareno, vulgo Congregación.