Guía turística: León










La provincia de León se localiza en la parte noroccidental de la península ibérica, en la comunidad autónoma de Castilla y León (España). Limita por el norte con el Principado de Asturias y con Cantabria, donde la cordillera Cantábrica juega el papel de frontera natural entre la Meseta Norte y la costa cantábrica. Por el oeste, son distintas unidades del macizo Galaico-Leonés quienes ejercen de frontera con las provincias gallegas de Orense y Lugo. Al sur limita con las provincias de Zamora y Valladolid y al este con la provincia de Palencia, sin que exista una frontera natural entre ellas.

El territorio de la provincia de León no constituye una unidad homogénea sino que se pueden diferenciar tres grandes unidades geológicas: al norte, coincidiendo con la unidad morfológica de la cordillera Cantábrica, aflora el zócalo paleozoico, al oeste se encuentra la depresión del Bierzo y el conjunto constituyente del macizo Galaico-Leonés, y el resto del territorio lo constituye la cuenca sedimentaria que ocupa la mayor parte de la comunidad autónoma y en la que se distinguen dos tipos de roquedo, los materiales del viejo zócalo del Primario y los materiales sedimentarios depositados durante el Terciario y el Cuaternario en el centro de la misma.

Debido a su situación, la provincia de León es un nodo fundamental para el tráfico procedente o con destino a Galicia y Asturias. De este modo, en la provincia concurren los ejes de la A-66 y la A-6, principales viales de acceso a Asturias y Galicia respectivamente, situándose el cruce de estas dos vías en Benavente, a escasos diez kilómetros del límite provincial. La red ferroviaria sigue este patrón y León es la principal puerta de entrada a Asturias y el acceso a Galicia, a través de El Bierzo, es uno de los existentes a esta comunidad autónoma. En lo referente al transporte aéreo, la provincia cuenta con un aeropuerto en la capital que mantiene vuelos nacionales e internacionales y se encuentra inmerso en unas obras de ampliación que multiplicarán su capacidad operativa.

La provincia de León cuenta con numerosos productos tradicionales derivados de la actividad agrícola y ganadera, caracterizándose todos ellos por su calidad y elaboración artesanal, estando muchos de ellos protegidos. La configuración geográfica y climática del territorio permite una amplia variedad de alimentos como frutas, vinos, quesos, productos de huerta, embutidos y legumbres, entre otros.

Entre las carnes frescas destacar la carne de vacuno Montañas del Teleno y el lechazo Montañas del Teleno, ambas protegidas por una Marca de Garantía. En los embutidos y carnes curadas están el Botillo del Bierzo, la Cecina de León, ambos con Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), y la Cecina de chivo de Vegacervera, con Marca de Garantía. Entre los quesos y lácteos destaca el queso de Valdeón, con I.G.P., entre las legumbres la alubia de La Bañeza, también con I.G.P., y entre las frutas y verduras mencionar la denominación de origen manzana reineta del Bierzo, la pera conferencia del Bierzo, con Marca de Garantía, el pimiento asado del Bierzo y el pimiento de Fresno y Benavente, ambos con I.G.P., y el puerro de Sahagún, con Marca de Garantía.

Entre los platos cocinados destacan la sopa de trucha, la morcilla y el característico cocido maragato, cuya principal peculiaridad es que se come al revés, empezando por las carnes para terminar con la sopa. En cuanto a la panadería y repostería, destacan las mantecadas de Astorga, los hojaldres de Astorga, los lazos de San Guillermo de Cistierna, los imperiales de La Bañeza y los nicanores de Boñar. Entre los vinos sobresalen las denominaciones de origen de Bierzo y Tierra de León.

Por último, son también típicos de la provincia las tapas, muy extendidas por toda ella, siendo uno de los lugares donde más fama alcanzan el Barrio Húmedo de la capital provincial, y la celebración, a finales de octubre o principios de noviembre, del magosto, tradición especialmente extendida por la mitad occidental de la provincia y cuyos elementos más característicos son la hoguera y las castañas. En relación con esto último, en Santa Marina del Sil se celebra cada año la Feria de la Castaña, fiesta declarada de Interés Turístico Regional.